La ira, lo que Jesús nos enseña sobre ella en Mateo 5: 21-26La ira, lo que Jesús nos enseña sobre ella en Mateo 5: 21-26

En el sermón del monte, Jesús nos ofrece una enseñanza profunda sobre diversos aspectos de la vida cristiana. Entre esos temas, aborda la cuestión de la ira y su impacto en nuestras vidas y relaciones. En Mateo 5:21-26, encontramos las palabras de Jesús que nos invitan a reflexionar sobre este asunto crucial y cómo podemos vivir de acuerdo con su enseñanza.

¿Qué dice Jesús de la ira?

Jesús comienza esta sección de su sermón abordando directamente el tema de la ira. Él nos advierte sobre el peligro de permitir que la ira se apodere de nosotros, equiparándola con el acto de asesinato. Esta comparación sorprende y nos hace reflexionar sobre la gravedad de la ira y su potencial destructivo en nuestras vidas y relaciones.

¿Qué quiso decir Jesús en Mateo 5:21?

La ira se convierte en un pecado cuando permitimos que domine nuestros pensamientos y acciones, cuando permitimos que nos consuma y controle nuestras respuestas a las situaciones. La ira nos separa de Dios y de los demás, nos lleva a decir y hacer cosas de las que luego nos arrepentimos. Cuando permitimos que la ira gobierne nuestras vidas, nos alejamos del amor, la paz y la gracia de Dios.

Airaos pero no pequéis – Efesios 4:26

Efesios 4:26 nos dice: «Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.» Esta escritura nos recuerda que experimentar ira no es necesariamente pecado en sí misma, pero lo que hacemos con esa ira puede llevarnos al pecado. Jesús nos insta a controlar nuestra ira y a resolver rápidamente cualquier conflicto que surja, para evitar que se convierta en amargura y resentimiento. Al hacerlo, mantenemos nuestras relaciones saludables y evitamos dar lugar al diablo en nuestras vidas, como advierte el versículo siguiente (Efesios 4:27).

Cuando la ira se convierte un pecado

En Mateo 5:21, Jesús declara: «Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.» Aquí, Jesús no está simplemente reafirmando el mandamiento de no cometer homicidio, sino que va más allá al abordar la raíz del problema: nuestros corazones. Jesús nos enseña que la ira en nuestro interior puede llevarnos a actuar de manera destructiva hacia los demás, incluso si no llegamos a cometer un acto físico de violencia.

Vivir en la Luz del Amor y la Gracia de Dios

Mateo 5:21-26 nos ofrece una poderosa enseñanza sobre la ira y su papel en nuestras vidas como cristianos. Jesús nos llama a examinar nuestros corazones y a mantenernos vigilantes sobre nuestras emociones, para evitar que la ira nos domine y nos aleje de Dios y de los demás. Al practicar el perdón, la reconciliación y el amor, podemos vivir en la luz del amor y la gracia de Dios, reflejando su amor a un mundo necesitado de sanidad y redención. Que estas palabras de Jesús nos inspiren a vivir con compasión, paciencia y humildad en todas nuestras interacciones, buscando siempre la paz y la reconciliación en medio de los desafíos de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *