Cumplimiento de la Ley y los profetas por Jesús, significadoCumplimiento de la Ley y los profetas por Jesús, significado

Continuando con las enseñanzas del Sermón del Monte en el Evangelio de Mateo, Jesús dice: «No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir» (Mateo 5:17). La declaración contenida en este versículo es fundamental para comprender el significado de las enseñanzas de Jesús y el cumplimiento de la ley y los profetas del Antiguo Testamento.

¿Por que Jesús dice no he venido a abolir la ley si no a cumplirla?

Para comprender plenamente el significado de esta afirmación, es necesario explorar el contexto histórico y religioso en el que Jesús vivía. En aquel tiempo, la ley y los profetas eran la base de la vida religiosa y moral de la comunidad judía. Estas enseñanzas eran consideradas sagradas y, en muchos casos, se seguían al pie de la letra. Sin embargo, Jesús vino a revelar una verdad más profunda y transformadora. Jesús no estaba abrogando la ley, es decir, no estaba anulando o eliminando su importancia.

Más bien, estaba llevando a cabo su propósito final y supremo. En sus enseñanzas y acciones, Jesús encarnaba el amor, la misericordia y la justicia que la ley y los profetas buscaban transmitir. Él cumplía con todos los mandamientos de la ley y, al mismo tiempo, los elevaba a un nivel superior. A través de su vida y sacrificio, Jesús estableció un nuevo pacto entre Dios y la humanidad.

Su muerte en la cruz fue la culminación de una historia de amor y redención que comenzó desde el principio de los tiempos. Jesús, como el Hijo de Dios, personificaba todo lo que la ley y los profetas habían anticipado y señalado. Así, cuando Jesús dijo que no había venido a abrogar la ley o los profetas, sino a cumplirlos, estaba proclamando su papel como el cumplimiento de las promesas divinas.

¿Qué significa esto? Jesús no simplemente obedeció la ley, sino que la llevó a su pleno cumplimiento a través de su vida, muerte y resurrección. En Él, la ley alcanzó su propósito final y completo. Jesús encarnó el amor, la justicia y la gracia que la ley demandaba, demostrando que el verdadero cumplimiento de la ley va más allá de la mera obediencia externa, llegando al corazón y la motivación detrás de nuestros actos.

Explorando las Enseñanzas de Jesús

Las enseñanzas de Jesús, registradas en los Evangelios, revelan el verdadero significado y propósito de la ley y los profetas. A través de sus parábolas, discursos y acciones, Jesús expuso el corazón de la ley y desafió las interpretaciones erróneas de su época.

En el Sermón del Monte, Jesús enseñó el significado auténtico de mandamientos como «No matarás» y «No cometerás adulterio», demostrando que trascienden la acción externa al abordar la raíz del odio y la lujuria en el corazón humano. Además, Jesús confrontó la hipocresía de aquellos que mostraban justicia externa, pero cuyos corazones estaban alejados de la voluntad divina.

A través de estos ejemplos, Jesús reveló que el verdadero cumplimiento de la ley no consiste en seguir ciegamente reglas y normas, sino en la transformación interior que solo puede venir a través de una relación viva con Dios. Jesús vino a restaurar el significado original de la ley, llevándola a su realización plena y mostrando que su amor y gracia son la clave para vivir en auténtica obediencia a Dios.

El Cumplimiento Profético

Además de cumplir la ley, Jesús también cumplió las profecías del Antiguo Testamento que apuntaban a su venida como Mesías. Desde el nacimiento virginal en Belén hasta su muerte y resurrección, los eventos de la vida de Jesús cumplieron de manera precisa las profecías que lo identificaban como el Salvador prometido.

Por ejemplo, el profeta Isaías anunció que el Mesías sería «llamado Admirable, consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6), descripciones que encuentran su cumplimiento en la vida de Jesús. Asimismo, el Salmo 22 detalla la agonía y sufrimiento del Mesías, anticipando la crucifixión de Jesús y la redención que traería a la humanidad.

En Jesús, las profecías del Antiguo Testamento encontraron su realización plena, confirmando su identidad como el esperado Salvador y Señor. A través de su vida, muerte y resurrección, Jesús demostró ser el cumplimiento de todas las promesas de Dios, trayendo salvación y esperanza a todos los que creen en él.

Cumplimiento de la Ley y los Profetas por Jesús

Jesús cumple la ley y los profetas de una manera que va más allá de la mera obediencia externa, revelando el verdadero significado y propósito de la ley de Dios. A través de sus enseñanzas y su cumplimiento profético, Jesús nos muestra que la verdadera obediencia no está basada en reglas y normas, sino en una relación transformadora con Dios.

Que podamos seguir explorando y viviendo conforme al significado profundo de las enseñanzas de Jesús, permitiendo que su amor y gracia nos transformen día a día. Que podamos experimentar el cumplimiento de la ley y los profetas en nuestra propia vida a través de una fe viva en Jesucristo, el cumplimiento de todas las promesas de Dios. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *